February 9, 2017

February 9, 2017

February 9, 2017

February 9, 2017

February 9, 2017

February 9, 2017

Please reload

Entradas recientes

El espectacular viaje de Benjamín y de lo que con él sucedió cuando fue encontrado…

February 9, 2017

1/6
Please reload

Entradas destacadas

El espectacular viaje de Benjamín y de lo que con él sucedió cuando fue encontrado…

February 9, 2017

 

Ese día Benjamín no sabía que por fin conocería a su dueña. Llevaba mucho tiempo en esa vitrina y cada día que pasaba, perdía las esperanzas de que alguien quisiera llevárselo y compartieran todo el amor que él tenía para dar. Con melancolía veía como los peluches de al lado eran escogidos con jolgorio y alegría, pero al final del día, la historia era la misma. Él se quedaba en el mismo lugar y acumulaba el polvo sin control desde que lo colocaron ahí. A pesar de reconocerse constantemente desgraciado ante lo que le ocurría, imaginaba cómo sería su dueña. Si sería alta, rubia, pelo largo o quizás morena, baja, ojos oscuros... En realidad daba un poco lo mismo, quien fuese esa persona, sabría que sería especial y por algún motivo tierno que debía conocer… llegaría a sus manos. A veces perdernos las esperanzas y nos adentramos en la tristeza no de cumplir lo que soñamos para un futuro mejor, pero la vida siempre hace lo suyo y se encarga de demostrarnos lo contrario. Esa mañana, Benji como le decían sus amigos de la tienda, despertó abruptamente cuando fue sacado de su lugar habitual. Antes de que pensara cualquier cosa, se impresionó de estar en la mano de alguien, no sabía cómo se sentía la piel de un humano. Luego, observó al hombre que se lo estaba llevando. La primera impresión que tuvo fue que no era mal parecido y que se veía buen tipo. Él sí podía hablar y clasificar a las personas, porque todos los días veía a tanta gente que ya tenía un patrón de cómo era cada una. Sin embargo, lo anterior era irrelevante, Benji estaba feliz de que alguien lo considerara un buen presente. No obstante, durante el tiempo que estuvo en la bolsa, solo se embelesó con la felicidad que lo abordaba y sin darse cuenta, nuevamente fue encerrado. No entendía nada, como es que había alguien que lo sacaba de donde estaba para encerrarlo en un casillero donde solo se veía un poco de luz a través de las rendijas que este poseía. La vida no podía comportarse de esa forma con él, tenía que haber una vuelta de tuerca para que él no pereciera la soledad a la que parecía que estaba destinado. Mientras iban pasando los días, daba cuenta de que la persona que lo había comprado, lo tomaba y lo miraba a cada rato como tratando de encontrarle una explicación a algo que él no podía responder. Llegó a tal punto, que en reiteradas oportunidades lo sacaba del casillero y lo colocaba en una bolsa, pero en un acto casi impulsivo e instantáneo, lo quitaba y lo encerraba nuevamente. Por esta razón, que no siendo un conocedor de las historias de amor, Benjamín sacó sus propias conclusiones. Él humano quería regalarlo a alguien, pero no se atrevía. Si hubiese tenido manos, pensó en abofetearlo para que hiciera lo que debía. Benji quería cumplir la misión para la que había sido comprado, quería entregar amor, necesitaba compartir su pelaje con alguien, él no quería estar eternamente encerrado, quería salir, quería gritar que estaba vivo y que daría la pelea. Sin embargo, sus pretensiones no coincidían con las de ese humano timorato que no se atrevía a entregarlo. Lo peor que le podía ocurrir, es que se lo llevaran de donde estaba y quedara definitivamente olvidado. Como no tenía otra opción, debía solo rezar y tenerle fe al humano en que algún día haría lo que tenía que hacer. Cierto día Benjamín se sorprendió demasiado. Ya llevaba mucho tiempo en la bolsa y no había sido quitado como en otras oportunidades. Al parecer el día llegó y solo pudo confirmarlo, cuando una humana con una sonrisa que brillaba lo miraba curiosamente. Su primera impresión fue que era muy hermosa y le llenaba en demasía la atención de las estrellas tatuadas que tenía en su cuello, pero con todo lo que le había pasado en el último período, no quería entusiasmarse hasta comprobar realmente si era ella para quien estaba destinado. Mientras era llevado, en lo único que pensaba, era en la fruición de sensaciones que comenzaba anidar fruto de la felicidad que le estaba produciendo encontrar finalmente un hogar. Cuando llegó a la casa de la humana, esta lo seguía mirando con extrañeza y le tomaba fotografías. No obstante, eso fue una felicidad menor que no se comparó cuando lo colocaron en una repisa y se encontró con otro peluche igual que él. Y en ese preciso momento, interrumpiendo el pensamiento feliz que nunca había tenido, y en ese instante, se dio cuenta de que todo sería diferente y que no solo había encontrado a la humana para la cual el destino trazó para él, sino que también encontró amigos que desde ahora serían su nueva familia. Antes de sumergirse en la perpetua alegría, pensó en el humano y dio cuenta de porque le había costado tanto entregarlo, y eso ya estaba totalmente en evidencia, esa mujer tenía una luz que irradiaba tranquilidad y eso… podía encandilar a cualquiera, porque todo lo que ella toca… sin duda… se ilumina con su luz.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos